Portada del sitio > Actualidades > Articulo Publicado "El Che, ¿comunista o camiseta?"

Articulo Publicado "El Che, ¿comunista o camiseta?"

Miércoles 11 de octubre de 2017

El Che, ¿comunista o camiseta?

Es bastante curioso que este 9 de octubre se cumplan 50 años de la muerte de Ernesto Che Guevara; digo esto pues apenas el año pasado yo estudiaba la guerrilla de Ñancahuazú en la materia de sociales. Aunque tengo una conexión de relativa cercanía con este personaje, él simplemente no significa nada para mí. A pesar de que mi bisabuelo lo combatió, él nunca estuvo ni como póster en mi pared, ni como protagonista o antagonista en mis ideologías.

Considerando que vivo en un entorno repleto de opiniones políticas diversas, me di a la tarea de ver qué es lo que opinaba la generación actual sobre el Che, pero con un poco de ayuda, claro está. Debido a mi ignorancia y desinterés sobre la política, decidí entrevistar a tres caballeros que me otorgaron un poco de información y contexto en los diferentes aspectos del tema. 1. Carlos Barragán, un exmilitante del Partido Comunista de Bolivia (PCB), quien me concedió una clase de historia comunista y su impacto en Bolivia; 2. Juan Carlos Salazar, quien me relató su rol y labor como el primer periodista en cubrir la llegada y muerte del comandante Guevara; y 3. Teodoro Carreño, un viejo conocido de la familia, quien compartió conmigo su experiencia como uno de los Rangers que pelearon contra la guerrilla.

Ya con un contexto histórico, social y periodístico más vasto, procedí a contactarme con unos compañeros para tratar de medir su percepción sobre el tema, los cuales me respondieron a tres preguntas: ¿Qué es el Che Guevara para ti?, ¿qué significa para esta generación? y, ¿transmitió algún mensaje importante? Los cuates que tuvieron la amabilidad de ayudarme con esto fueron Alexandra Kierig, Sabina Taborga, Marcel Murillo, Nathalie Duhaime y Fabián Freire.

Durante mis entrevistas a las personalidades ya mencionadas, pude notar que las opiniones eran tan similares como opuestas. Me explico: como jóvenes con acceso a básicamente toda información pública, esta generación desarrolló una visión crítica y personal. Esto, sumado a la influencia de terceros, como lo pueden ser familiares o el entorno social, resultó en una variedad interesante de comentarios. Entre los puntos comunes se encuentra la crítica del uso de la imagen del Che para logotipos de camisetas o grafitis en comercios e instituciones, pues esto puede hacer que sea "lindo” tener una de estas camisetas. Mi amiga Alexandra está en desacuerdo con este punto, pues ve al Comandante como un ejemplo de vida gracias a su pasado como profesional médico; pues esta señorita quiere ejercer también la medicina y considera que muchos jóvenes de la actualidad están confundidos con todo el marketing que hay alrededor del personaje.

En cambio para Fabián, Ernesto es como un invasor que traicionó a la patria, que sólo "vino a esparcir sus ideologías y que terminó transmitiendo un mensaje de dolor y terror”. Por otro lado, cabe mencionar que Sabina lo ve más como una figura cultural antes que histórica, pues para ella su mensaje revolucionario transcendió en el espacio y el tiempo. Marcel lo considera un icono atemporal mas no muy inteligente, pues era un guerrillero que transmitía ideologías "matando” y no "hablando”. Finalmente, en palabras de Nathalie, el Che Guevara era un hombre "tremendamente carismático y por eso es recordado hasta el día de hoy, pero eso no le quita que fue un asesino que acabó con la vida de muchos”.

¿Por qué estas opiniones son tan interesantes? Sencillo, yo me atrevo a decir que nosotros, la generación actual, somos la más cínica que hubo. Digo esto ultimo por la desconexión a la realidad que sufrimos. Claro, tenemos acceso a toda la información pública que deseemos investigar, pero nosotros sólo vemos letras, números, estadísticas y no sentimos lo que pasó, sólo leemos y sacamos conclusiones.

Tenemos la capacidad de razonar a través de documentos que encontramos, porque no hemos vivido los eventos de los que investigamos. No hemos visto los rostros de la gente en su momento, no hemos sentido esa presencia humana siendo arrebatada, porque simple y llanamente no estuvimos ahí. Somos los herederos de la generación "X”, la que supuestamente no tuvo nada por qué luchar. Entonces, ¿acaso nosotros tenemos algo por qué pelear de verdad?

Tomás Loayza Vargas es estudiante.

Comentar este artículo