Portada del sitio > Nuestro colegio > Nuestra historia

Nuestra historia

Lunes 8 de febrero de 2016

Nuestro “Lycée” lleva el nombre de un célebre científico francés del siglo XIX, ALCIDE D’ORBIGNY, que en la línea de un Humbolt o de un Darwin ha contribuido enormemente al progreso de las ciencias de la naturaleza que en esa época se encontraban en gran mutación.






ALCIDE D’ORBIGNY 1802 – 1857


Hijo de un médico de la marina que le trasmite su pasión por las ciencias naturales, ALCIDE D’ORBIGNY, trabajador incansable conoce un destino extraordinario, no solamente por que plantea las bases de una nueva ciencia, la micropalentología, sino sobre todo, por que al final de un largo viaje (1826-1834) en América del Sur, produce entre 1834 y 1847 el documento mejor logrado que restituye un viajero naturalista de su época. Es en efecto el autor de una grandiosa obra cuya pieza maestra está constituida por los once volúmenes del Voyage dans l’Amérique méridionale.

Por que una tan larga misión científica en América del Sur?


El trabajo que Alcide d’Orbigny publica a la edad de 23 años sobre los foraminíferos impresiona mucho a Georges Cuvier y los científicos de la época. A pesar de su joven edad, el Museo le escoge como viajero naturista para una misión en América del Sur, continente que había reencontrando su intendencia y se abría a los mercados y a la ciencia. Dicho viaje dura siete años y lo conduce a Brasil, Argentina, Paraguay, Chile,
Perú y a Bolivia, donde su memoria está aún viva.






Alcide d’Orbigny toca suelo americano veintisiete años después que Humboldt y Bonpland, pero mientras que estos dos ilustres viajeros se dirigieron hacia el Norte, d’Orbigny elige hacer ruta hacia el Sur, adelantándose inclusive a Darwin en algunos sitios visitados. De esta misión, trae una cosecha científica impresionante que se plasma en numerosas publicaciones concernientes a la botánica, zoología, geografía, geología y la etnografía. La descripción que hace de América meridional es “uno de los monumentos de la ciencia del siglo XIX” como lo señala Charles Darwin en su homenaje a Alcide d’Orbigny.






Describiendo a los diferentes pueblos que encontró, concluye esta obra en 1839:

““Nuestra convicción más íntima es que entre los hombres hay una sola y misma especie””




La Herencia de ALCIDE D’ORBIGNY

De retorno a Francia, una subvención de 200.000 francos (aproximadamente 200 veces el salario anual de un buen obrero de su época), le permite publicar entre 1834 y 1847 su informe Voyage dans l’Amérique méridionale. Sus once impresionantes volúmenes constituyen una verdadera enciclopedia científica que el mismo Darwin la califica de “monumento”.

Alcide d’Orbigny ha igualmente dejado a la posteridad una colección de 100.000 especimenes vegetales o animales que constituye un patrimonio de una riqueza excepcional y que todavía sirve de referencia a escala internacional. Depositada en el Museo Nacional de Historia Natural de París, ella es constantemente consultada por especialistas del mundo entero.

El reconocimiento oficial al gran sabio

Reconocido en vida por su prolífica obra científica, Alcide d’Orbigny acumula numerosas distinciones oficiales:

EN FRANCIA
- Caballero de la Orden Real de la Legión de Honor
- Presidente de la Sociedad Geológica de Francia (1843)
- Miembro de numerosas sociedades científicas francesas

EN EL EXTRANJERO
- Oficial de la Legión de Honor de la República de Bolivia
- Caballero de la Orden de S. Wladimir de Rusia
- Caballero de la Corona de Hierro de Austria
- Miembro de numerosas sociedades científicas en el extranjero

ALCIDE D’ORBIGNY Y BOLIVIA

Alcide d’Otrbigny es seguramente hasta hoy en día el francés más ilustre de Bolivia, puesto que su Voyage dans l’Amérique méridionale contiene la primera gran descripción científica de la naciente Bolivia y de su población entre 1830 y 1833, es decir apenas algunos años después de su independencia (1825). Publica en 1845 una Descripción geográfica, historica y estadistica de Bolivia que será traducida al castellano por el poeta boliviano Ricardo Bustamante.

Portando el nombre de ALCIDE D’ORBIGNY, el “Lycée Franco Bolivien” de La Paz rinde honor a este gran sabio del siglo XIX, personaje admirado en la memoria común que une a Francia y Bolivia.

Comentar este artículo